Music 9 months

Despide febrero en La Nau: 2 semanas, 2 conciertos

Queralt LaHoz es como un buen cóctel: mezclado, pero no agitado. La cultura musical de Queralt LaHoz es indudable. Sólo alguien con más horas de música que la radio podría combinar tantos estilos musicales distintos y hacerlo bien.

Es una artista transversal que conquista a amantes del flamenco, de las coplas y boleros, pero también del rap, la música latina, el R&B o jazz.

El 21 de febrero visita La Nau para presentar 1917, su primer EP. Para esta ocasión tan especial, Queralt LaHoz estará rodeada de músicos y artistas como Rapsusklei.

La carrera musical de Queralt se fundamenta en el autoconocimiento -de dónde viene y hacia dónde va- que está estrechamente ligado al esfuerzo, la constancia y el compromiso.

El título de su primer trabajo, 1917, no es casual. Es el año en que nació su ‘yaya’, que así es como llama cariñosamente a su abuela, una de las mujeres más importantes de su vida: Queralt LaHoz aprendió a hablar cantándole al oído a su abuela María.

En el EP 1917 Queralt le canta a su ‘yaya’, pero también al resto de mujeres de su vida. En Como puñalá es su madre la que asoma: “Cómo quieres que te quiera como yo quiero a mi madre, si una madre no se encuentra, a ti te encontré en la calle” dice cantando.

Sobre sus referentes, la lista es larga. En el plano artístico LaHoz destaca a Enrique Morente de quien dice que ‘después de él, ya no se puede hacer nada más’ refiriéndose al flamenco. En cuanto a valores e ideales, sin duda, la recientemente fallecida Gata Cattana y su mensaje tienen mucho para Queralt.

La Nau, que es un espacio de culto a la música único en Barcelona, es el escenario perfecto para esta propuesta musical, única también, que encarna Queralt LaHoz. 

También lo es para el colectivo neoyorkino Lettuce que encontrarán en La Nau su stage away from home el 28 de febrero.

Sus ritmos magnéticos son fruto de la mezcla entre el funk moderno, guitarras influenciadas por el rock pero también de hip-hop trippy y un claro guiño al jazz a través de las trompetas.

Elevate es su primer LP desde el increíble álbum Crush en 2015. Desde entonces, la alineación de Lettuce ha cambiado un poco, faltan el guitarrista y fundador Eric Krasno y el teclista Neal Evans. No obstante, Lettuce continúa su crecimiento como banda con discazos como Elevate y temazos como Larimar, con una sensualidad implícita, discreta e inherente. La visión colectiva y la inquebrantable confianza entre el resto de los miembros, mantiene intacta la esencia de Lettuce 30 años después.

Desde la primera hasta la última canción de Elevate, Lettuce consigue hacernos vibrar y disfrutar. Cabe destacar la reinterpretación de la canción ‘Everybody wants to rule the world’ de Tears For Fears (1985). Versionar temas tan emblemáticos suele ser un riesgo. Ya hemos escuchado Lorde o Foals versionarla, pero, ciertamente, la construcción rítmica entre jazz y funky que le da Lettuce es muy acertada.

Sin lugar a dudas, este es uno de esos conciertos en los que la buena energía se apoderará de ti.