What's going on 6 months

¿Podrías quedarte con una instalación del Off Llum?

Nosotros no. De las 15 instalaciones que formaron parte del Off Llum BCN, nos sería imposible quedarnos con 1.

Durante los meses previos al fin de semana del 14, 15 y 16 de febrero, sabíamos cómo iba a ser cada instalación lumínica, pero lo cierto es que, desde el momento en el que cayó el sol y se encendieron las luces, todas nuestras ideas preconcebidas saltaron por los aires. Cada espacio, cada artista, cada montaje, superó cualquier expectativa. Prueba de ello ha sido el feedback que hemos recibido.

A lo largo de los tres días, las instalaciones lumínicas interactuaron con todos aquellos que, movidos por la curiosidad y la luz, nos acercamos a verlas.

¿Pusiste una vela en Carpintectura? Seguro que sí, porque la luz que desprendían todas ellas el último día fue la constatación de la buena acogida del Off Llum BCN. ‘Instantes cromáticos’, en La Plataforma desafiaba la percepción de colores dependiendo de la perspectiva desde la que se observara la obra. A la vuelta de la esquina, Trinijove desprendía un rojo vibrante procedente de los conos y las velas de la obra ‘Playground’ realizada por el artista Margalef.  

Siguiendo por la calle Pujades, aquellos que se acercaron a IAAC Fab Lab Barcelona se encontraron con ‘Jugando con la Luz’, realizada y explicada por los alumnos y alumnas de 5º y 6º de primaria de la Escola Sant Martí del Poblenou. También en esa misma calle, Valkiria IFF y su instalación experiencial donde el cuerpo se transformaba en partículas lumínicas de energía.

No muy lejos de allí, en la calle Álava 58, ‘Composiciones’ de Massimiliano Moro jugaba con los volúmenes de las piezas cinéticas en L&B Contemporary Art.

Donde el graffiti en el que se podía leer ‘Poblenou’, podía verse también la instalación lumínica ‘Passatge Audiovisual’ con una enorme proyección sobre el edificio. En Story: We Produce, la cola de espera era larga y merecida; el humo, los cubículos de luz y el sonido nos hicieron reflexionar sobre la individualidad y cómo nos relacionamos con el entorno.

‘Realitats Quantiques’ nos acercó la electrónica y el mundo cuántico dándonos la posibilidad de estar en dos sitios a la vez. Alucinante, ¿no?

En la calle Badajoz, Chez Xefo y la instalación ‘Persopectiva’ engañaron nuestro sentido de la profunidad y del espacio con sutiles cambios de color. Además, los que no la visteis durante el Off Llum BCN, estáis de suerte: podrá verse hasta mañana de 18:30h a 21:30h.
Justo delante, en la misma calle, se encuentra Bcombinator. Allí, un espejo interactivo -aparentemente inofensivo- convertía nuestra réplica digital en un objeto mercantil. También cerca de de Chez Xefo y Bcombinator estaba BD Barcelona Design donde la pieza lumínica Nuestro Mar, creaba reflejos dorados con la luz y el movimiento que recordaban a los del sol al ponerse sobre el mediterráneo.

En la Fundación Palo Alto, la luz invadió las paredes con texturas y colores. También iluminaron uno de los elementos más característicos: la chimenea. Por otro lado, en el restaurante Sopa, la cena se convertía en una experiencia única y no solo por la calidad de su carta: los dibujos realizados por niños y niñas de la de Escola La Flor de Maig y la Escola La Llacuna del Poblenou traspasaron el papel y  -como en Fundación Palo Alto- saltaron a la fachada y el pavimento del restaurante.

Casi tocando con el mar, Camping nos proponía como final de recorrido dos instalaciones interconectadas que convirtieron el camping urbano de Poblenou en el lugar idílico donde sentarse al rededor de una hoguera.