Art 3 months

Entrevistamos al crítico de arte y comisario de exposiciones Enrique Juncosa

Con motivo de la inauguración de la primera retrospectiva de Yago Hortal en el Museu Can Framis hemos hablado con el comisario de la exposición, Enrique Juconsa, quien fuera director del Irish Museum of Modern Art de Dublín y antes de eso, subdirector del Museo Reina Sofía y del IVAM.

El lenguaje de la pintura no es el lenguaje de las palabras. ¿Cuál es el papel de un comisario a la hora de articular una exposición para que surja el diálogo entre las obras y el público?

El comisario elije y ordena las obras que se presentan en la exposición, escogiendo el marco temporal y subrayando en lo posible el sentido de las obras. El comisario, además, dirige el montaje y concibe el contenido del catálogo que acompaña el proyecto escribiendo un texto explicativo. Todo con la intención de que se entienda de la mejor manera posible el trabajo de los artistas.

En este sentido, ¿cómo es su proceso cuando emprende una curaduría?

Cada proyecto es distinto en último término, pero hay muchos asuntos comunes. Primero se necesita el compromiso de una institución. Una vez resuelto este tema, hay que conocer o familiarizarse con las características del espacio disponible, que suele sugerir la articulación de la muestra.

Si está trabajando con un artista vivo, hay que estar de acuerdo en el objetivo y el contenido de la exposición, que puede centrarse en un tema o varios, ser una retrospectiva, o referirse a un periodo particular del artista, por poner unos ejemplos.

También hay que tener en cuenta el presupuesto, que puede impedir que se puedan considerar algunos prestamos porque se encuentran en lugares lejanos. También se deciden con el artista y la institución los contenidos del catálogo y su estructura y formato.

La última vez que los caminos del artista Yago Hortal y el comisario Enrique Juncosa se cruzaron fue en 2019 para la exposición colectiva ‘La caza del faisán. Un panorama de la nueva pintura española’, una muestra sobre la nueva pintura española en combinación con dibujos de grandes figuras del arte moderno. ¿Qué aportó la obra de Yago a ese conjunto expositivo?

 La pintura de Yago Hortal continúa la tradición formalista de la abstracción en el siglo XX. Una tradición que cree que el significado de la pintura está en ella misma y no en teorías creadas a su alrededor.

En esta tradición, el lenguaje pictórico es tratado como un material, y las imágenes que surgen lo hacen a partir de los procesos pictóricos que se usan y que tienen que ver con la rapidez con que se seca la pintura, la forma en que se organiza sobre el lienzo, etc.

La obra de Hortal es de naturaleza reflexiva o analítica, pero incluye también el azar, que incorpora ideas de vulnerabilidad, de celebración y descubrimiento.

‘Eso era antes, esto es ahora’ es la primera retrospectiva del artista catalán. Incluirá más de treinta pinturas presentadas de forma cronológica y recorrerá los catorce años de la trayectoria del artista, quien comenzó a exponer en el año 2006 y cuenta ya con un considerable recorrido internacional. ¿Cómo surgió la oportunidad?, ¿Por qué en el Museu Can Framis?

Yago me pidió que fuera el comisario de la muestra. En ese momento, él ya tenía el compromiso de la institución. La Fundació Vila-Casas tenía ya varias obras suyas en la colección y la organización de la exposición es una forma orgánica de profundizar la relación ya existente con el artista. Me gusta e interesa su obra y también me gustó la idea de trabajar con un artista tan joven.

¿Cómo ha sido el proceso de selección de esas treinta y seis obras que conformarán la exposición?, ¿Bajo qué criterios se han escogido?

Yago ha sido muy generoso y me ha dado mucha libertad, también lo ha hecho la Fundació Vila Casas. En cualquier caso, la selección ha sido consensuada siempre. Pienso que no nos ha costado mucho ponernos de acuerdo.

Hemos intentado que se mostrara la evolución formal o estilística del artista en cada momento de su trayectoria, y que cada uno de los cinco espacios en los que articula la exposición fueran diferentes. Quisimos también mostrar un grupo importante de obras recientes. Se da el caso que su obra está en un momento de cambio, reduciéndose las gamas cromáticas y pintando con menos materia. Yago sugirió pintar algunas de las paredes de colores, una idea que ha resultado ser estupenda.

¿Qué dialogo cree que van a establecer las obras con el público? ¿Qué les van a transmitir?

La pintura abstracta permite distintas lecturas. Creo que los colores vibrantes y llamativos de la obra de Hortal son atractivos. Su hedonismo celebratorio y su confianza en el poder de las imágenes, es positivo, y creo que transmiten un cierto optimismo bastante necesario en estos momentos.