Arte Hace 7 meses

Conoce el mundo de No Queda Tinte

Esta semana nos adentramos en el mundo de Marina Salazar, la diseñadora barcelonesa que se esconde detrás del nombre artístico No Queda Tinte (@noquedatinte) y participante de varias ediciones del WAC (Windows Art Circuit).

Marina se graduó en diseño gráfico en la BAU, donde posteriormente cursó un máster en Motion Graphics y 3D, y más tarde, el máster universitario en Investigación y Experimentación en Diseño. Trabaja como freelance y colabora con varios estudios con todo tipo de proyectos; packaging, marketing, branding, ilustración, etc.

Podéis encontrar algunas de las obras de Marina en La Plataforma, galería de arte y sede de Poblenou Urban District, dónde se está programando una exposición de la artista que tendrá lugar próximamente.

Poblenou Urban District: Hola Marina, cuéntanos sobre tu experiencia participando en las diversas ediciones del WAC.

Marina: ¡Hola! Participé en cuatro ediciones del WAC. Primero en 2016 con ‘Las tres delícias’ realizada en BAU. En 2017 con ‘The barrio is hot’ realizada en Catacroquet. En 2018 ‘Make the barrio’ realizada en el Lab del IAAC y en 2019 con el concurso ‘BOSCH x WAC’.

La experiencia fue muy enriquecedora y agradecida. Trabajar en y para el barrio donde me crié y vivo, además de formar parte de esta comunidad que aporta tanta creatividad y visibilidad a los artistas, siempre es un placer.

P: Háblanos sobre tu obra: cómo fueron tus inicios, tu amor por la escultura, etc.

M: La verdad que todo surge un poco a través de la necesidad de salir de la pantalla (mi profesión es el diseño gráfico). Recurrir a la parte más analógica de los procesos es una vía que me permite abrir mucho la creatividad.

Siempre me han encantado los “pongos”, los souvenirs y todo este imaginario kitsch que tiene que ver con la objetología. El proyectoDe corazión” basa su punto de partida en un juego de azar en Els Encants. Allí es donde empieza mi coqueteo y flechazo entre algunas piezas del mercado.

Jugar a darles una segunda vida y proyectar otras posibilidades en la figura original, es casi la parte más divertida de todas (tengo que confesar). Pero es a partir de la restauración y la transformación de materiales como acabo creando estas piezas donde la innovación y lo clásico se unen para dar paso a un nuevo objeto decorativo lleno de color y controversia.

Piezas únicas que subvierten temas de actualidad como el capitalismo, el empoderamiento femenino, la frivolidad o la religión. Fetiches y souvenirs hackeados con personalidad propia que hablan desde la tridimensionalidad de la cultura pop y ponen encima de la mesa temas de debate y crítica social.

Es un proyecto en el que la documentación y abrir el proceso creativo es muy importante, mostrar al mundo la investigación en materiales, las técnicas, las herramientas y las fases, da valor a cada una de las piezas.

P: Entonces, ¿cómo nació el proyecto ‘De corazión’?

M: Realmente, el proyecto surgió un poco sobre la marcha, me encanta pensar que fue él el que me encontró a mi y no al revés. Poco a poco fui haciendo una pieza tras otra hasta que me di cuenta que esto había cogido peso y tocaba llevarlo a otro nivel: darle nombre, darle forma, darle color, decidir una dirección artística, proyectar exposiciones y repensar cómo explorar el ejercicio desde otras vías y aplicaciones en moda, merchandising, posters, etc.

Es un proyecto que habla desde mi mundo y que me abre un abanico de posibilidades para mostrar mi estilo, temáticas, paletas cromáticas, gestos, proceso… un formato donde me siento súper cómoda y me ayuda a volcar todo ese universo del que nos componemos los diseñadores y artistas.

 

P: ¿Has estado trabajando en nueva obra durante estas últimas semanas de confinamiento? Si así es, ¿en qué consiste?

M: Sí, este confinamiento me ha dado mucho tiempo para pintar, cortar, pegar y «purpurinear». Me ha ayudado muchísimo a llevar el encierro y a sentirme activa y productiva. Tenía muchas obras compradas y suerte que me pilló con el suficiente material para estar aquí durante un buen tiempo. Suministro de comida no, pero figuras que no falten!

Ahora mismo, he acabado 14 piezas nuevas (Blancanieves, Daft Punk, María Antonieta, entre otras…) y en proceso estoy con 7 más trabajando simultáneamente, algunas de ellas: una Venus de Botticelli, una virgen astronauta, una conejita Playboy y alguna sorpresa más…

P:¿Cómo compaginas tu trabajo como docente en BAU, tu trabajo como artista y tu estudio de diseño?

Compaginar el estudio y la práctica artística con la docencia en BAU me permite abrir espacios donde compartir, transmitir conocimiento y seguir aprendiendo junto a emergentes mentes creativas (yo también aprendo mucho de ellos/as). Estar en activo en el sector profesional es algo que te da mucha frescura como docente, ya sea como artista o diseñadora. Para mí cualquier posicionamiento creativo es combinable y complementario, todos aportan y se retro-alimentan.

Gracias Marina por tu tiempo y por adentrarnos en tu mundo creativo. Descubre más en su web noquedatinte.com, en Instagram: @noquedatinte y en la galería La Plataforma (previsto que reabra al público muy próximamente).