Arte Hace 1 año

Rubén G. Calzada, Artivismo Urbano

Rubén González Calzada es un artista valenciano con un objetivo claro, la creación de obras en el espacio urbano para concienciar al público y que éste interactúe con el mundo que le rodea. Como afirma él, la calle y sus espacios públicos son perfectos para la realización de intervenciones artísticas que se sublevan contra el consumo sumiso.

Rúben participó en varias ediciones del WAC, nos lo cuenta en la siguiente entrevista además de hablarnos sobre su obra y sus comienzos en el mundo del arte.

Poblenou Urban District: ¡Hola Rubén! ¿en qué ediciones participaste, cómo fue la experiencia?

Rubén: Participé por primera vez en 2018, interviniendo unas cristaleras con un proyecto en el que trataba la pluralidad del género empleando el código binario como recurso. Fue una gran experiencia, tenéis un equipazo y se genera una atmósfera increíble con todos los artistas creando al mismo tiempo.

En 2019 repetí en el espacio Simon, ya con una exposición de algunos de los trabajos de arte público que había realizado en el último año. El espacio me pareció una maravilla.

Creo que es fundamental que existan festivales de arte urbano, es importante utilizar el espacio público para poder crear por la capacidad que tiene de llegar a la gente.

P: Háblanos sobre tu obra, tus comienzos y evolución en el mundo del arte.

R: Mi experiencia como artista es todavía corta, pero ha sido intensa y reconfortante. En 2017 finalicé el Máster en Producción Artística de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, y esto fue el punto de inflexión. Los proyectos que he desarrollado desde entonces han tenido principalmente un carácter social, y la mayoría de ocasiones han girado en torno a la pérdida de identidad, la exclusión de género, teniendo también muy presente la visibilización del colectivo LGTBI.

He realizado proyectos de arte público en becas de producción o festivales urbanos en Valencia, Barcelona, Madrid y Zaragoza, creando obras permanentes con pintura, o más efímeras a través de acciones, performance o video. La idea con estos trabajos ha sido romper la cotidianidad entendiendo la urbe como un espacio de trabajo. De este modo, he tratado de manipular a través del color y la tipografía la arquitectura de los espacios e interactuar con ellos, aportando un valor añadido al paisaje urbano y con el objetivo de generar una reflexión en el transeúnte.

De forma paralela, he ido desarrollando también otros trabajos en el estudio abordando desde el archivo y la memoria obra más pictórica empleando técnicas como transferencias, cianotipias y bordados los cuáles he podido mostrar en algunas exposiciones colectivas en Valencia, Madrid y Palma de Mallorca.

P: ¿En qué has estado trabajando durante estos últimos meses de confinamiento?

R: En cuanto a la producción, al no poder ir al estudio por la situación del COVID-19, me quedé a medias con un proyecto que vincula la homoerótica con el totalitarismo y las relaciones de poder y de resistencia. 

Me encontré con que tenía mucho papel en casa, un frasco de tinta azul y una cuarentena por delante. De esta manera y unas cuantas aguadas después, realicé varias piezas grandes (50×70 cm) y un libro de artista en formato más pequeño sobre el nudismo y deporte en la Alemania de los años 30.

Gracias Rubén por dedicarnos este tiempo y abrirnos las puertas a tu universo creativo. Para descubrir más sobre su obra podéis visitar su web y su instagram @rubengcalzada.

Además muy pronto podremos ver a los artistas en acción en la próxima edición del WAC que tenemos programada para mediados de Julio, os esperamos!.