Open Day Flyer frente al espacio Eterna
Está pasando Hace 8 years

Los sabores del Poblenou Open Day por Andrea Daza

Comida mexicana en La Plataforma
© Jody Levitus

Un sábado en el Poblenou Open Day es un sábado en muchos lugares.

escrito por Andrea Daza y fotos de Jody Levitus.

Para el Open Day, lo mejor de cada casa pone sus ofertas sobre la mesa. Así, una copita de cava de Sant Sadurny, con una tapa de hummus de lentejas negras con curcuma fresca y menta, es un maridaje veraniego ideal para inaugurar la tarde en Alaparra (Pujades, 136). Un francés a la cocina, un italiano detrás de la barra y un catalán, hacen perfecto equipo para maridar el pica-pica con vinos europeos.

Más abajo, en la galería de arte La Plataforma (Pujades, 99) las calorías se disparan. Aliados con La Cocina Palpita, especialistas en la planificación de eventos y servicios, La Plataforma es el punto ideal para hacer una pausa mientras se disfruta de exposiciones fotográficas como el trabajo de la venezolana Ángela Bonadies y recobrar energías con los nachos de Mathieu, un francés de Marsella, que junto a Juliana, le dan la vuelta al catering: “compra local, cocina global”.

“compra local, cocina global”

Para descubrir este distrito de calles amplias y pasado industrial, hay que adentrarse en la historia oculta de sus edificios, y escuchar los acentos de su gente. Casi cincuenta espacios participan en el #PoblenouOpenDay, construyendo entre ellos un mapa de diversión que incluye sesiones musicales, talleres, conferencias gratuitas y video proyecciones.

Poblenou Walking Tour en Can Culleres
© Jody Levitus

Un alma bien amueblada

El Poblenou es un distrito que se reinventa: su histórico tejido asociativo evoluciona, sus antiguas fábricas se transforman. Aquí, donde quedaban los cuarteles principales del anarquismo, la “Manchester catalana”, se respiran aires de renovación. El mejor ejemplo es Can Culleres, donde hace más de medio siglo funcionaba la fábrica de Metales y Platería Ribera, y ahora se mezclan las marcas del pasado con el presente. Estudios de diseño, y hasta una academia de artes marciales, hacen vida en los lofts rehabilitados. Más de 14 mil piezas de la antigua fábrica fueron recuperadas y reutilizadas en el nuevo edificio. ¿Dónde encontrarlas? En el espacio Eterna (Roc Boronat, 68).

“Este barrio tiene mucha alma”

“Este barrio tiene mucha alma”, dice Sara, en el Noak Room (Roc Boronat, 69). Martin, su esposo, viaja al norte de Europa para hacer el scouting y encontrar las piezas de los años cuarenta y setenta, que se venden en la tienda. ¿Dónde podían encontrar una nave profunda y de techo alto para presentar su colección de muebles escandinavos? Sólo en el Poblenou. “Este tipo de espacios son imposibles en el centro de Barcelona”, dicen.

Evento inspirado en el Sonar en H2ó & Wassabi
© Jody Levitus

Artistas residentes

El Poblenou es el punto de encuentro entre lo viejo y lo nuevo. Esta intersección la corona el Museo Can Framis de la Fundación Vila Casas, donde se puede ver la mejor colección de arte contemporáneo catalán. O dicho de otro modo, “todos los amigos de Tàpies”: Josep Guinovart, Antoni Llena; y artistas como Lita Cabellut.

Pero aquí, el arte no sólo vive en los museos, sino que también reside en el Poblenou, como es el caso de Xefo Guasch, quien vive y convive en su taller (Badajoz, 46), donde continuamente hacen cursos de iniciación en la pintura.

A pocas calles de distancia, está Miralda y su “Food Cultura”: Antoni Miralda, legendario performer de la ciudad, guarda en el Poblenou cajas y cajas con objetos para archivar de sus estudios sobre etnografía gastronómica. Él y Montse Guillén, famosa por cocinar insectos, son el toque que faltaba para ponerle sabor al Poblenou Urban Distric.

Open Day Flyer frente al espacio Eterna
© Claudia Costa