Poblenou Urban District / Arte Hace 4 semanas

Nuevas incorporaciones en la comunidad de artistas de Poblenou Urban District

Este año la comunidad de artistas de Poblenou Urban District ha dado un salto cualitativo gracias a la incorporación de tres artistas de talla internacional, ahora afincados en Barcelona. Cada uno con su estilo y peculiar traza y técnicas, pero con un reconocimiento artístico indiscutible. Cada uno de ellos nos ofrecerá la oportunidad de poder visitar sus talleres durante la próxima edición del Poblenou Open Day.

 

Víctor Pérez Porro, (Barcelona 1960) un artista con más e 30 años de trayectoria, ha participado en una veintena de exposiciones colectivas y otras tantas individuales. Sus pinturas se pueden apreciar estructuras y superposiciones cromáticas de abstracción geométrica. Un estilo que tiene como voluntad romper el orden sin buscar referentes en la realidad a partir de la repetición secuencial. Bajo esta premisa se oculta la voluntad expresa de romper el orden sin buscar referentes en la realidad. Paisajes de la imaginación, espacios determinados por la luz, el color y la alternancia de franjas verticales y horizontales. Práctica que invoca el juego óptico del Op Art y el arte cinético surgidos en los sesenta.

Puedes ver algunas de sus obras aquí

 

Perico Pastor (La Seu d’Urgell, 1953) es un pintor e ilustrador catalán. Perico Pastor ha encontrado el punto de fusión óptimo entre el dibujo y la pintura, trabajando habitualmente sobre papel de poco gramaje, con unas cualidades de textura y luminosidad que ayudan a potenciar los valores gráficos de la tinta china o la acuarela.

Con un estilo muy personal, Pastor ha exhibido su arte por todo el mundo (Barcelona, Nueva York, Miami, París o Pekín) tanto en galerías de arte como en museos. Además, es colaborador de diarios como La Vanguardia, El Periódico o El País, y ha realizado trabajos para instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona.

Matías Krahn (1972 Santiago de Chile). Artista y pintor. En su obra se puede ver una predominancia de color y textura, de códigos y símbolos que sirven de portal hacia su percepción y visión del mundo. Matías Krahn utiliza el pasado y el presente de la pintura de manera consciente, como partes de un todo que no puede llegar a completarse nunca y en el que lo caótico da paso al orden y el orden al caos. Su pintura es una danza entre lo orgánico y lo artificial, lo simbólico y lo formal, un viaje al origen de los deseos, al útero de los sueños, donde el pintor a través de sus personales formas y la riqueza de su color nos transporta a un mundo complejo y vitalista, irracional y anhelado.

Puedes ver alguna de sus obras aquí